sábado, 28 de noviembre de 2009

Mis Nachos ;)

Los nachos originalmente son los que dan en algunos cines con queso cheddar y chile jalapeño. Y son más Tex-Mex que mexicanos, porque nosotros somos más del “Totopo” (las tortillas fritas cortadas en triángulos) con su guacamole o salsa picante. Pero en algunos restaurantes te sirven diferentes versiones con queso granitado, nata agria, salsa, guacamole, etc. En casa comemos los nachos en dos versiones: como en el cine y la versión que les presento a continuación.

Ingredientes:

300grs. Nachos Redondos (los de carrefour salen buenos)
1 Paquete de 3 o 4 quesos rallado para gratinar (puede ser “El Caserio”, “Arla”)
150grs. de Salsa Mexicana (puede ser “La Costeña”, la “Tex-Mex” de Carrefour)
1 Lata de Chili con Carne o lo equivalente si lo compráis en bolsa
Chiles Jalapeños (al gusto… o más bien al valor, ¡jejeje!)

Preparación:
Calentamos el grill del horno (sólo la parte de arriba) a unos 180ºC.
Hacemos el chili según las instrucciones. Ponemos las tortillas en una bandeja para el horno, le agregamos encima el chili, la salsa, los chiles y por último el queso.

Lo metemos a gratinar hasta que coja el color deseado y podemos servirlos acompañados de una deliciosa Michelada.

martes, 24 de noviembre de 2009

Pizza Mexicana


La Pizza me parece un plato divertido e ideal para compartir con la familia y los amigos. Aquí les presento una versión personal al estilo mexicana (¡cómo no!). Pero sino les acaba de convencer pueden seguir las instrucciones de la masa y la salsa y cambiar el relleno por el que más les apetezca, ya que la masa de pizza ¡acepta casi todo!.


Ingredientes:
Para la Masa:
250grs. de Harina
20grs. de Levadura Fresca
200ml de Agua Tibia
3 Cucharadas de Aceite de Oliva
1 Pizca de Sal
1 Pizca de Azúcar

Para la Salsa:
200grs. de Tomate Triturado
1 Cucharada de Aceite de Oliva
1/2 Ajo
1/2 Cucharadita de Azúcar
Sal
Orégano

Para el Relleno:
200grs. de Carne Picada
1 Cucharada de Aceite
1 Tomate
1/2 Cebolla
1/2 Pimiento Verde
1 Pimiento Picante Rojo fresco (Chile Rojo, se pueden comprar en la sección de verduras de Carrefour)
2 Chucharas de Cilantro Picado
200ml de Caldo o Agua
1 Paquete de Queso Mozarrella para Pizza (el que ya viene en hilos)
Sal
Pimienta

Preparación:
Primero haremos la masa, para ello disolvemos la levadura en el gua tibia con ayuda de un tenedor. Luego en una mesa o tabla grande limpia, cernimos la harina haciendo un volcán y le incorporamos la sal, el azúcar, el aceite y un poco del agua con la levadura. Empezamos a amasar y conforme lo vayamos sintiendo necesario vamos echando el resto del agua.

Nos lavamos las manos para quitar los restos de masa de los dedos, las secamos y las empolvamos de harina para seguir amasando (esto ayudará a que no se nos pegue más) hasta que consigamos una masa elástica (como en 7 minutos, depende de cada uno), dejamos reposar una media hora y para ello tapamos la masa con un trapo.

Por lo pronto podemos preparar el relleno y poner a calentar el horno a 200ºC. Calentamos una sartén con el aceite, picamos la cebolla, el pimiento verde, el pimiento picante y el tomate. Sofreímos a fuego bajo primero la cebolla y antes de que se ponga transparente, echamos los pimientos, sofreímos un poco más e incorparamos el tomate. Lo freímos un poco más todo junto y agregamos la carne salpimentada, dejamos que se haga un poco y por último, le ponemos el cilantro picado y el caldo (siempre tiene más sabor si lo hacemos con caldo, pero sino tenemos hecho, podemos poner agua), tiene sólo que cubirir la carne. Dejamos que se termine de hacer a fuego medio hasta que se haya consumido todo el caldo.

Mientras se termina de hacer la carne hacemos la salsa, ponemos en una sartén pequeña a fuego medio el aceite y freímos el trozo de ajo (la mitad entera porque es sólo para darle sabor y así será más fácil sacarlo), lo retiramos de la sartén cuando ya esté frito e incorporamos el tomate y le agregamos la sal, el orégano y el azúcar (ésta última sirve para quitarle un poco de acidez al tomate). Removemos y cuando empiece a hacer burbujas (no hierve del todo porque es espeso), bajamos al mínimo el fuego y lo dejamos 5 minutos para que coja sabor y apagamos.

Cogemos la masa y con las manos enharinadas volvemos a masar un poco y luego procedemos a estirar con un rodillo para darle la forma de la pizza. Vamos girando la masa para que tenga la forma más redonda posible. Cuando tengamos el tamaño deseado, engrasamos y enharinamos una bandeja para pizza, ponemos la masa y la horneamos 5 minutos.

Retiramos la masa del horno y con cuidado de no quemarnos, le ponemos la salsa, 3/4 del paquete de queso, luego la carne y el resto de queso por encima. Horneamos unos 15 0 20 minutos y sacamos la pizza del horno cuando la masa y el gratinado tengan el color deseado.

A mí me gusta hornear un poco la masa antes de montar la pizza porque otra veces que he intentando hacerlo todo de golpe, la masa me quedaba blanda por en medio. Supongo que será mi horno que es pequeño, no es un horno grande de estos buenos, no lo sé. Pero sé que así me funciona. Si a ustedes les sale bien de la otra forma, por favor, háganmelo saber porque así sabré si es el horno o es la cocinera ;)

¡Buen Provecho!

domingo, 22 de noviembre de 2009

Sangría Rosa


¡Me encanta la sangría! hice unas pizzas para comer y a mí marido y a mí nos apetecía acompañarlas con sangría, pero no nos quedaba vino tinto, sólo rosado y decidimos probar. Y nos salió una sangría con un sabor más suave y dulce.
Igualmente la sangría es una bebida que acepta toda clase de licores y aunque no se debe usar un vino muy bueno porque sería un desperdicio, tampoco se debe usar un vino malo porque el sabor no sería muy bueno.

Ingredientes:
1 Botella de Vino Rosado
100ml de Vino Dulce Moscatel
50ml de Cointreau o Triple Seco
1 Lata de Fanta o Kas Naranja
1 Lata de Fanta o Kas Limón
1 Manzana
1 Naranja
1 Pera
1/2 Taza de Azúcar (o al gusto)
Hielo

Preparación:
Vaciamos el vino rosado a una jarra, le agregamos el azúcar y removemos hasta que se disuelva. Agregamos el vino dulce, el cointreau/triple seco y las fantas. Mezclamos.
Picamos la fruta en trozos no muy pequeños y las echamos en la jarra. Mezclamos todo muy bien.
Le agregamos hielo a la jarra (si cabe, porque como pueden ver en la foto a nosotros no nos cupo, así que pusimos mucho hielo en un vaso) y servimos.
¡A disfrutar!

Ésta receta vale también para hacer la sangría normal. Sólo cambiaríamos el vino rosado por tinto, que de hecho es como la hacemos normalmente en casa y está muy buena.

lunes, 2 de noviembre de 2009

Día de los Muertos


En México, el Día de los Muertos en una festividad realmente importante. Nuestra forma de ser y humor nos lleva a reírnos de todo, incluso de nuestro propio dolor.

Cuando el Día de los Muertos se acerca, las calles comienzan a llenarse de color y de calaveritas. En los mercados se pueden encontrar toda clase de dulces y adornos típicos de la fecha.

Una de las actividades más importantes es la puesta del Altar para honrar a nuestros difuntos. Existen muchas "normas" para colocar los objetos de los mismos, pero lo que realmente importa, es el devoción y el cariño con el que se haga.

Los altares se componen con artículos como velas que representan la luz en el camino, flores de cempazúchitl que son conocidas también como "las flores de los muertos" que con su color naranja ayudan a trazar el camino de las almas, papel de china de colores para alegrar la llegada, agua para calmar la sed, sal para purificar y los alimentos favoritos de nuestros difuntos.

La leyenda cuenta que los platos que ofrendamos, después de que nuestros seres hayan venido a visitarnos si los probáramos no tendrían sabor alguno, pues su alma se "bebió" la escencia de los mismos y ha dejado sólo la parte material de éstos.

En los altares también se ponen dulces típicos como las calaveritas de azúcar y el Pan de Muerto. Sin olvidar por supuesto la foto del fallecido y algún simbolismo religioso como alguna cruz.

Algunas familias montan el altar en casa y otras lo hacen directamente en la tumba del fallecido y hay personas que hasta llevan serenatas al cementerio para que los mariachis les canten las canciones favoritas a ese familiar que ya no está físicamente con ellos, pero sí de espiritu y alma.

En México, se considera que este es un día para festejar no para estar tristes, pues nuestros seres queridos se han marchado a un sitio mejor, del cual hacen un largo camino cada año para venir a visitarnos y compartir con nosotros la felicidad que es el que nosotros sigamos vivos y el que ellos hayan formado parte de nuestras vidas. Es el día en que se une el mundo de los vivos con el de los muertos.

**La foto fue tomada en S'Excoxador(Palma de Mallorca) en un altar hecho por mexicanos que viven en Mallorca el domingo 1 de Noviembre 2009.

Pan de Muerto

El Pan de Muerto es el pan típico de la festividad del Día de los Difuntos en México. Su forma, intenta simular un esqueleto "hecho bolita" en el que se puede apreciar en la parte superior los brazos, la piernas y la bola del centro la cabeza. Tiene un sabor delicioso y se suele acompañar de Chocolate Caliente o Atole.

Ingredientes:
40 grs. de Levadura Fresca
6 Tazas y 2 Cucharadas de Harina
1/2 Taza de Agua Tibia
2 Cucharaditas de Azúcar
5 Yemas de Huevo
5 Huevos
1 Lata de Leche Condensada
3 Cucharaditas de Aroma de Azahar
300 grs. de Mantequilla
1 Pizca de Sal
1/4 de Taza de Infusión de Anís (Ponemos a hervir un poquito más de 1/4 de taza de agua, cuando rompa a hervir agregamos una cucharadita de anís, apagamos el fuego y dejamos reposar 10 minutos y colamos).

Para decorar:
1 Clara de Huevo
5 Cucharadas de Agua
3 Cucharadas de Azúcar y más Azúcar al gusto.

Preparación:
Sacamos la mantequilla para que se ablande a temperatura ambiente.

Ponemos en un tazón (de cereales, por ejemplo) la levadura y la rompemos con el tenedor y le agregamos las dos cucharadas de harina En el agua tibia disolvemos el azúcar y agregamos un chorrito de ésta a la levadura. Batimos con el tenedor o la varilla manual hasta que quede bien mezclamos y agregamos el resto del agua con el azúcar. Mezclamos otra vez. Ponemos a reposar ésta mezcla hasta que le salgan burbujas por encima.

Cuando tengamos la levadura lista. En una mesa engrasada con un poco de aceite y una servilleta, ponemos las 6 tazas de harina. Hacemos un volcán y en el centro agregamos la mantequilla (que tiene que estar blanda), las 5 yemas, los 5 huevos, la leche condensada, el azahar, el anís y la pizca de sal. Mezclamos todo con las manos llevando los bordes de harina hacía el centro como envolviendo el resto de ingredientes. Amasamos hasta que no se nos pegue en los dedos formando una bola.

Cogemos un bowl de aluminio o una olla, la engrasamos y ponemos dentro la masa, hacemos un corte en forma de cruz en la parte de arriba (no muy profundo), tapamos con trapo húmedo y dejamos reposar unas dos horas. En ese tiempo la masa tiene que hacer crecido y la cruz haberse borrado.

Ponemos la masa en una mesa enharinada y le damos golpecitos para sacarle el aire que haya podido coger.

Separamos una pequeña parte para hacer los huesitos. Separamos las porciones de los panes que queremos hacer dependiendo del tamaño. Con esta masa me salieron 4 panes pequeños y 1 mediano.

Hacemos la forma de los panes, le pegamos los huesitos y los colocamos en las bandejas que los vayamos a hornear. Yo como tengo un horno pequeño, he puesto el pan mediano en una bandeja y dos pequeños en otra y los otros dos en otra. Separados un poco porque ahora los tenemos que dejar reposar 40 minutos antes de seguir.

Mi horno tiene una bandeja, la cual engrasé y enhariné para poner el mediano. Y una rejilla, en la cual puse encima un trozo de papel de hornear cortado del tamaño y encima dos panes pequeños. Corté otro trozo de papel y coloqué los otros dos panes pequeños. Lo tengo que hacer así para dejarlo listo e ir horneando en tandas. Pero todo depende de su horno.

Horneamos unos 25 o 30 minutos. Sabremos cuando esté si al clavarle un palillo sale éste limpio.

Disolvemos las 3 cucharadas de azúcar en las 5 de agua. Y cuando los panes estén listos les untamos este almíbar y mientras siga húmedo espolvoreamos más azúcar. ¡Y listo! Este pan es laborioso por los tiempos de espera, pero en general es bastante fácil de hacer.

¡Feliz Día de los Muertos!... suena raro, pero es que no tiene que ser un día triste. Yo me comeré un panecito a salud de mi mami y mi mamá, por una vida eterna feliz para ellas y por una vida larga, saludable y feliz para los que aún seguimos aquí. ¡Buen Provecho!