domingo, 27 de diciembre de 2009

Pavo Relleno

Lo bonito de las fiestas son las tradiciones y ese momento en el que toda la familia se sienta a la mesa y comparte un par de horas comiendo y riendo. A mí la tradición del pavo siempre me ha gustado mucho, pero en casa de mis suegros (que es con quienes pasamos las fiestas) se suele comer marisco de primero y solomillo de segundo, que aunque están muy buenos, a veces echo de menos el pavo. Pero para mi suerte vivo en Mallorca un sitio donde el 26 de diciembre se festejan las “Segundas Navidades” y aunque el plato típico es la Porcella o Lechona yo aprovecho para festejar con mi marido la navidad a mi manera. Este año, al fin me he atrevido a hacer el pavo relleno por primera vez y la verdad es que aunque tenía mucho “miedo” me ha salido jugoso y con bastante buen sabor. Aquí tienen la receta.

Ingredientes:
1 Pavo o Pavita Limpia de 2,5Kg.
½ Cebolla
1 Zanahoria
4 Chalotas o Cebollas Francesas
1 Manzana
10 Ciruelas Pasas
30 Almendras Crudas
125 grs. de Mantequilla
Aceite de Oliva
1 Vasito de Vino Blanco
Especias: Romero, Estragón, Albahaca, Ajo en Polvo, Clavos, Sal y Pimienta Negra

Preparación:
Un día antes, tenemos que aliñar el pavo para que vaya cogiendo sabor, para eso, primero lo lavamos y luego le quitamos las pocas plumas que hayan podido quedarle (siempre quedan algunas cuentas), luego derretimos la mantequilla (pero antes separamos 2 cucharadas que usaremos al día siguiente). Cuando esté derretida le rallamos la cebolla y le ponemos lo equivalente a una cucharita de romero, otra estragón, otra de albahaca, media cucharita de ajo en polvo, 4 clavos, sal y pimienta al gusto. Ponemos el pavo en la bandeja en la que lo vamos a hornear, lo untamos con la mezcla anterior, tapamos con papel aluminio y guardamos en el frigorífico hasta el día siguiente.

Para cocinarlo, primero ponemos a calentar el horno a 180º C, sacamos el pavo del frigorífico y vamos preparando el relleno.

Picamos la zanahoria, la manzana y las chalotas en cuadritos pequeños y mezclamos. La almendra la picamos muy fina y la agregamos a lo anterior junto con las ciruelas enteras. Condimentamos con las especias que usamos el día anterior para aliñar el pavo, pero esta vez en menos cantidad, sólo una puntita de cuchara de cada una, agregamos también las 2 cucharadas de mantequilla y mezclamos, con eso ya podemos rellenar el pavo. Si se usa una bandeja más grande que el pavo, conviene atarlo de las patas para que no se abra y salga el relleno, como la bandeja que yo usé era bastante justa, sólo tuve que poner unos palillos clavados en la piel para cerrar la cavidad por la que metemos el relleno.

Por último, antes de meterlo al horno, lo pinchamos con un cuchillo por varias partes y mientras lo hacemos vamos echando un poco de aceite de oliva de forma que intentemos que penetre en los cortecitos. Podemos ayudarnos del cuchillo.

Ahora sí está listo para hornear. A los 20 minutos lo sacamos del horno y le echamos encima el vasito de vino. Y con ayuda de una cuchara lo bañamos con el juguito que va soltando y así cada 20 minutos, lo sacamos y lo mojamos con su propio caldito. Un pavo de este peso tarda unas 2:15 o 2:30 horas en hacerse, pero si es más grande tardará más. Yo en los últimos 20 minutos, le subí a la temperatura a unos 220º C para que quedara la piel más dorada.

Se puede acompañar con patatas guarnición y salsa de arándanos.

Con los restos se pueden hacer para cenar al día siguiente unos sandwiches en pan de centeno con lechuga y mayonesa, así lo aprovechamos todo o por lo menos la mayoría.

1 comentario:

marlenne.encinas dijo...

Manis tenia tiempo que no me deleitaba la pupila con tus recetas..esta me gusto..aunque ya paso la fecha pa celebrar..es buena opcion pa probar..Un abrazote y no dejes de ilustrarnos con tus recetas que estan muy buenas...Besitos!!!